Inicio > Cuidado > Educación bucodental en la infancia

Educación bucodental en la infancia

18/09/2017

Ante la inminente llegada del nuevo curso escolar nunca está de más recordar la importancia de la educación bucodental de nuestros pequeños. La infancia es una etapa crucial para el desarrollo de aptitudes y capacidades que pueden prolongarse el resto de la vida. Además, con la llegada de la rutina y los horarios más o menos estables se pueden introducir hábitos de higiene bucodental que pueden acompañarlos el resto de sus días y evitarles muchos problemas. En definitiva, la higiene bucodental es una parte muy importante del aseo personal.

Es por ello que en las escuelas debe haber clases de higiene bucodental, impartidas bien por higienistas o dentistas, que enseñen a los niños a lavarse los dientes de forma correcta y la importancia de tener una buena higiene bucal. Estas clases deberían repetirse con cierta asiduidad para asentar y evaluar los conocimientos adquiridos. Los mismos profesores pueden hacer un seguimiento de los progresos que se van obteniendo.

Así mismo los padres no deben delegar está educación exclusivamente en la escuela, y deben monitorizar a sus hijos en el logro de una higiene bucodental efectiva. El cepillado sobre todo antes de ir a dormir debe ser correcto y realizado al menos durante dos minutos. Se puede acompañar de juegos o música para hacerlo más entretenido. Ahora que está de moda la canción ‘Despacito’, se puede utilizar para cepillarse los dientes así y no rapidito que es como se suele hacer.

Otro aspecto importante son las visitas al dentista u odontopediatra para prevenir y educar a los niños en los problemas bucodentales. Al menos una revisión anual puede ser de gran ayuda para educar, prevenir y tratar las posibles patologías bucales, entre ellas la caries como gran protagonista.

Factores que también son importantes son la alimentación, no abusar de azúcares sobre todo industriales y pegajosos, y el uso de flúor tópico ya sea en forma de pasta dentífrica y/o colutorio para ayudar a proteger los dientes contra la caries y la erosión. En este sentido es bueno recordar que el esmalte de los dientes cuando erupcionan tiene que madurar, y el flúor tópico aportado por pastas, geles y colutorios es uno de los elementos principales en permitir esa maduración posteruptiva.

Por último, nunca está de más invertir en productos de higiene bucal de calidad y diseñados especialmente para las bocas de los más pequeños y que pueden encontrarse en farmacias y parafarmacias. Un cepillo de calidad puede resultar mucho más efectivo y seguro a la hora de realizar la higiene bucodental diaria. Así mismo se puede empezar a introducir la higiene interdental mediante aplicadores de hilo o seda dental que pueden manejarse desde edades muy tempranas, alrededor de los 3 o 4 años, o con la ayuda de los adultos.

Sin duda, una infancia feliz pasa por tener una boca sana y eso puede tener una repercusión muy positiva para el resto de la vida de la persona.

Xavier Calvo

SOBRE ESTE BLOG

El Blog de la Salud Bucal ofrece contenidos sobre salud bucal, sobre situaciones del día a día y soluciones adaptadas a cada necesidad bucodental. Contamos con la experiencia de DENTAID, compañía pionera en investigación, desarrollo y comercialización de productos especializados en salud bucal a nivel internacional.